lunes, 19 de octubre de 2009

Nueva vida... empezando

Bueno, de nuevo en el camino, en una nueva vida que no me tiene muy contento pero que al menos por el momento no puedo despreciar.
Después de intentar escribir por meses y meses, fallando cada vez en retomar mi intención de escribir sobre este "mundo tan mundanamente" bonito de El Salvador, aquí estoy de nuevo tratando de retomar mi pluma (una vez más jaja). Espero que esta vez al menos dure más que un día jajaja.

sábado, 16 de mayo de 2009

Listo para iniciar




Bueno, una vez más falte a mi intención de escribir al menos una vez al mes. Ahora se complica más debido a mi nuevo trabajo, pero espero poder hacer tiempo aunque sea en las noches para escribir algo.
Por el momento sólo puedo hacer mención de las cosas más absurads que he escuchado en las últimas semanas, como el aumento (otro más en la larga cuenta de estos tipos), de sueldo que se quieren recetar los new diputados.
Esto me causo casi el mismo sabor amargo que las declaraciones de José Oscar Zelaya, el causante de la muerte de una pareja que se conducía en un taxi, al aplastarlo con el container de su trailer, debido a conducción temeraria.
El "Señor" Zelaya, quien por cierto pagó apenas 5 mil dólares por víctima (es decir, menos que los 6 mil que pagó por el taxi destrozado), dijo que Siento dolor y pesar que sucediera esto, pero yo intenté rescatar por lo menos al señor, y por
más que quise no pude, no tenía los instrumentos
.
Me pregunto yo, ¿un ladrón puede decir "bueno, yo trate de no matarlo con la bala, así que soy inocente"?... vaya cosas se ven en la vida, pero bueno.
Ese tipo de actitudes dejan al descubireto la gran falta de valores que padece nuestra sociedad, que termina formando personas que creen que pueden hacer lo que les de la gana y sin temor de consecuencias ni de causar malestar o dolor a otros. Igual caso que la joven que según el Ministerio de Salud, llegó a realizar un exámen a la Universidad J. M. Delgado, estando contagiada de la famosa gripe V1H1. A esta persona, "le valió un pepino" el exponer a otros a la tan temida cepa que pede causar hasta la muerte, pero ¿quién dice qué?, si en nuestro país sobran los ejemplos de este tipo; y la gente buscando escándalos extranjeros como el del Padre Alberto, cuando en nuestras calles tenemos tanto pero tanto de que hablar, sobre todo gracias a nuestra "ética e incuestionable" clase política.
Por cierto, aquí dejo el enlace para el artículo de Salvador Samayoa de hace una semaana y que me llamó mucho la atención. A ver qué les parece... sobre todo eso de plantear al nuevo presidente exigencias inaceptables y usar cortinas de humo.

domingo, 11 de enero de 2009

Strangers... que bien pero que mal su actualidad

En esta oportunidad pongo a disposición el video Strangers, una muy buena obra cuyo argumento tristemente tiene aún mucha validez a pesar de contar ya con varios años. Disfrútenlo.

viernes, 9 de enero de 2009

No señor, la violencia no es merecida por nadie


Siempre he dicho que la violencia es la peor expresión de la miseria humana.
No importa de donde venga, hacia quien vaya o cuál sea el motivo. NADA JUSTIFICA LA VIOLENCIA.
Es por este pensamiento que me sentí tan triste esta tarde al escuchar en una radio de izquierda, como un señor renegaba por la violencia contra Israel ante los recientes bombardeos de parte de Palestina, pero parecía justificar el uso de la misma violencia en contra de Palestina.
Luego de tantos años de ejemplo insensato de parte de esas dos naciones y de muchos otros países, incluyendo el nuestro, aun no entendemos que la violencia sólo atrae más violencia, aunque se oiga trillado.
Este señor pseudoperiodista, trataba de alimentar la idea de que los de un lado son los buenos y no merecen tal violencia pero que los del otro son malos y merecen más violencia….
Este tipo de pensamiento retrograda es lo que no permite a la humanidad seguir adelante. Es triste ver que hay tanta gente que se rasga las vestiduras denunciando violaciones a derechos humanos y violencia, y a la vez azuzan violencia en contra de otros.
La intolerancia y el odio no es exclusivo de la derecha mundial; igual de mortal es una bala de un fusil militar que de uno guerrillero, igual de dañino es el grito de un neonazi y el de un hombre que maltrata a su mujer.
Sino, vea la foto y dígame ¿Ese hombre es palestino o Israelita?, ¿puede ver la diferencia?, ¿es coherente creer que un niño o cualquier otro ser humano es merecedor de una herida sólo por ser de un determinado país, o una ideología, o un determinado color de piel?... claro que no, aunque un señor diga que unos si merecen la violencia que no le desea a otros.

jueves, 8 de enero de 2009

El mundo en el que vivo… ¿y qué puedo hacer?


Todos nos quejamos de algo, todos pasamos decepcionados de las cosas a nuestro alrededor, que si el partido político tal no sirve, que si el taxista abusivo casi me choca, que si la señora del comedor no me puso suficiente comida, que si mi compañero de trabajo tal es muy chismoso, que si, que si, que si…
En fin, todos pasamos renegando del resto del mundo pero ¿qué hacemos nosotros para ser la diferencia?. O es que no nos damos cuenta que para otros, nosotros somos ese ”que si…”
Durante 3 años me impuse la tarea a voluntad de recolectar juguetes para los niños de 3 comunidades de Tierra Blanca, Usulután, en Bajo Lempa, y llevárselos en diciembre como regalos de Navidad. Inmiscuí a mi novia (gracias por el apoyo siempre), amigos, conocidos y familiares.
Durante esta empresa pase muchas cosas buenas, pero no dejo de lado que también hubo muchos tragos algo amargos en cuanto a convencer a los demás a ayudar.
Casi nadie quiere dar nada por otros a cambio de nada. Parece mentira, y no desmerito a quienes sí dieron de corazón juguetes y dinero para comprar piñatas y otras cosas, pero la mayoría dio la espalda a la solicitud de ayuda.
Al final, me tocó aportar casi la mitad de lo que llevamos en total y no me quejo por lo que tuve que dar, sino por la gente que pasa quejándose del país y de todo, pero cuando les toca aportar no quieren dar nada.
La mayoría de esta gente espera que las cosas cambien pero no quieren ayudar a que ese cambio positivo suceda.

De igual forma, hace unos días inicie una pequeña campaña para recolectar útiles escolares en ayuda de una amiga que quiso hacer algo bueno por una comunidad de San José Villanueva.
Casi nadie ayudó y “extrañamente” (lo digo irónicamente porque yo ya me lo esperaba), una persona que renegó hace unos años diciendo que pedíamos juguetes “para ayudar sólo en Navidad y nos olvidábamos el resto del año”, ahora que tuvo la oportunidad TAMPOCO AYUDÓ.
Yo sé que la situación esta “yuca” como dicen acá, y que la crisis nos tiene sin dinero pero como soy bien necio me metí en esta vaina y la verdad, me alegra que al final de una u otra manera, les lleváremos los útiles a los niños.
Yo no estoy haciendo mucho, pero pongo un granito de tierra para construir el perfecto edificio de la humanidad… ¿y tú, qué diste?, ¿o sólo te sigues quejando y no aportas nada a tu sociedad?, si es así no te quejes y calla.

miércoles, 7 de enero de 2009

Buena cosecha de escritos este día, LEÁNLOS


Este fue un buen día en cuanto a escritos aparecidos en EDH, hace un rato publique el artículo de Joaquín Villalobos y ahora dejo el de Salvador Samayoa; Ojo con lo de los "feudos propios", que lo disfruten pero sobre todo PIÉNSENLO...

"El Pastor mentiroso
Miércoles 7 de enero de 2009



Salvador Samayoa
Es un cuento bastante trillado el de Pedro y el Lobo, pero su moraleja sigue vigente en infinidad de situaciones de la vida cotidiana.
Cuando se ha engañado a la gente más de una vez con la misma historia, las advertencias caen en saco roto, las denuncias pierden credibilidad y no hay nadie que preste atención a los gritos de auxilio. El cuento termina siempre de la misma manera: el lobo se come a las ovejas.


ARENA fabricó una pieza de propaganda electoral con la fotografía de El Paisnal. Allí no había lobos. La fiera estaba en San Martín, en Santo Tomás y en Apopa, pero la gente ya no estaba dispuesta a creer que la amenaza fuera real.


Hasta que el lobo atacó y mató. Y aún entonces, muchos creyeron que era falsa la denuncia de violencia. Otra mentira más. Otra campaña mediática. Otro intento desesperado de desprestigiar al FMLN. Otro intento de meterle miedo a la población.


No creo que el FMLN estuviera azuzando la violencia en la escenificación conmemorativa de El Paisnal. La parada militar de niños y jóvenes con armas de juguete no tenía ese propósito.


Era sólo un homenaje a un egregio dirigente popular. Homenaje discutible, por cierto, en la medida en que resaltó el desempeño militar en detrimento de aspectos mucho más relevantes y actuales del extraordinario talante y de la ejemplar trayectoria de Dimas Rodríguez.


Más lúcido, más honesto y más educativo para los jóvenes habría sido el homenaje si hubiera incluido un relato fiel de la indignación y el coraje exhibido por Dimas cuando un grupo de iluminados, erigidos en sumos sacerdotes de la pureza ideológica, se dedicó a acusar de traidores a los compañeros que rechazaban sus deformaciones dogmáticas y sectarias.


Volviendo al tema de la violencia electoral, con la misma claridad con la que rechazamos como insustanciales o exageradas las acusaciones al Frente por los actos de El Paisnal, tenemos que repudiar como muy reales, extremadamente peligrosas e intolerables las agresiones perpetradas por activistas de ese partido en diversas localidades del país.


El FMLN no se puede desentender de un problema tan grave. No puede seguir recurriendo al cuento del pastor mentiroso.


No puede seguir tirando balones fuera. La realidad es que tiene en sus filas una considerable cantidad de fanáticos violentos que constituyen una amenaza gravísima para toda la población.


La realidad es que han albergado en su seno por muchos años a una gran cantidad de cafres. La realidad es que algunos de sus dirigentes locales han cultivado relaciones perversas con pandilleros, especialmente de la Mara 18, que actúan ahora como grupos armados con fines de intimidación política en varios municipios metropolitanos.


La realidad es que esa situación nos preocupa a todos, y nos preocupa más aún si la vemos como un adelanto de lo que sobrevendrá con la arrogancia del poder.


Cuando se dieron los incidentes en Morazán, Funes prometió que erradicaría los comportamientos violentos de sus militantes, aún si ello implicaba destituir a cuadros y dirigentes partidarios.


Por esas declaraciones lo felicitamos públicamente. Pero hasta ahora no ha cumplido. Los actos de violencia se han multiplicado y agravado en los últimos días. Ahora ya tenemos un muerto, un activista del FDR en San Martín, con sólidos indicios de vínculos de los sicarios con dirigentes municipales de esa localidad.


Tanto o más preocupante que la violencia de los fanáticos es la justificación política de esa violencia, cuando califican como provocación la actividad proselitista de otros partidos en zonas que consideran como feudos propios, como zonas de control en un escenario de guerra.


Esta es una gravísima deformación ideológica y política, de incalculables y nefastas implicaciones a futuro, que el Frente debe corregir con la mayor drasticidad e inmediatez, si quiere que creamos que su compromiso con la democracia es genuino.


Y debe corregirla también porque está manchando el honor y la imagen de un partido que tiene en su seno, como todos, a miles de simpatizantes intachables que luchan de manera legítima por un cambio en la política nacional".

¿Vóto inteligentemente?, podría ser

Esta vez publico un artículo de Joaquín Villalobos que me parece interesante y porque a pesar de que algunos no quieran reconocerlo, señala cosas muy ciertas e interesantes. Yo lo hubioera titulado "¿Voto inteligentemente?, podría ser", jaja.
No te dejes llevar por ideologías y LEE...

"¿Por quién votar?
Joaquín Villalobos*
Martes, 6 de Enero de 2009


Oxford, Inglaterra. Si usted votará emocionalmente movido por la cólera, la venganza o el fanatismo ideológico, mejor no lea este artículo, pero si usted es un votante racional quizás encuentre aquí algunas ideas útiles. En este momento no hay opciones óptimas, estamos frente al resultado histórico del pleito permanente entre ARENA y el FMLN, que ha tenido por regla que "entre peor fuera la oposición era mejor para ARENA y entre peor le fuera al gobierno era mejor para el FMLN". Esto es la polarización que, en otras palabras, es la incapacidad de estos partidos de lograr acuerdos, y cuando no hay acuerdos los ciudadanos sufren las consecuencias.


La firma de la paz hace 17 años fue un acto de madurez que no tuvo continuidad porque los poderes económicos, ARENA y los intelectuales de izquierda y de derecha le hicieron el juego a la polarización. La política nacional terminó intelectualmente empobrecida, el FMLN se radicalizó; ARENA perdió calidad y las opciones de centro se debilitaron.


En política la diferencia es normal porque es imposible que todos pensemos igual. Las personas que se preocupan más por sus semejantes generan seguridad y las que se ocupan más por ellas mismas, generan riqueza. El problema es aprender a convivir y a aprovechar la diversidad de ideas. De la tolerancia entre quienes piensan diferente depende la democracia, la paz y el progreso de un país.


Los países en donde los políticos saben ponerse de acuerdo son ricos, desarrollados y pacíficos, mientras que aquellos en donde no saben ponerse de acuerdo son pobres, atrasados y violentos como el nuestro. Sin embargo ARENA y el FMLN le han hecho creer a los salvadoreños que la política es pleito y desacuerdo permanente, cuando en realidad es negociación y acuerdo permanente. Para el FMLN la tolerancia y la negociación son traición y para ARENA son, disculpen la expresión, "pendejadas".



La elección de diputados es la más importante, en ésta tiene que escoger un partido, porque así funciona nuestro sistema electoral. Para reducir los efectos del pleito ARENA-FMLN es indispensable fortalecer una tercera fuerza con más diputados.


Según varias encuestas, la Democracia Cristiana está ubicándose en esa posición, dado que es un partido con 49 años de existencia, que ha gobernado y lo conocen todos los salvadoreños; que tiene organización territorial nacional; que no es de izquierda ni de derecha, pero que siempre ha tenido personas de ambas corrientes, y que actualmente gobierna en cinco cabeceras departamentales.


Fortalecer partidos sin organización territorial nacional en condiciones de polarización es mucho más difícil, pero lo importante es votar por otros partidos que no sean ni ARENA ni el FMLN. Mi consejo no es ideológico, es práctico: use su voto para distribuir poder, multiplicar los intereses en juego y ayudar a que en vez de conflictos haya negociaciones y acuerdos, independientemente de quien esté gobernando. Los votantes racionales no definirán la elección presidencial, pero sí podrían crear un balance legislativo que proteja al país.


En política no existe ni el cielo ni la felicidad eterna, pero quienes los ofrecen sí pueden convertirnos la vida en un infierno. Desconfíe de las teorías conspirativas, las verdades absolutas y las soluciones milagrosas. Las primeras dividen al mundo entre buenos y malos, inventan historias, condenan sin evidencias y descalifican opiniones con argumentos morales. Las ideas pesan por su valor intelectual, no importa quién las dice. Un ejemplo de verdades absolutas es cuando la derecha sostiene que el Estado es ineficiente, los políticos corruptos y que los empresarios son lo contrario.


Sin embargo, ahora unos cuantos ejecutivos estadounidenses han desestabilizado al mundo entero y desempleado a millones, superando todos los populismos conocidos, y un solo empresario financiero realizó una estafa de 50 mil millones de dólares, robando más que todos los políticos corruptos del planeta juntos. No se deje engañar, las ideas tienen una validez relativa al momento, al lugar y a las condiciones en que se proponen.


Sobre soluciones milagrosas considere que el desarrollo se alcanza con progresos graduales, relativos e imperfectos. Hablando de caminos rápidos, absolutos y perfectos, los cubanos de La Habana, tienen un buen chiste, dicen que "el camino más largo entre capitalismo y capitalismo, se llama comunismo". Es correcto tener preferencias políticas, pero pensar que sólo la izquierda o sólo la derecha tienen la razón es ridículo.