miércoles, 30 de enero de 2008

Nuevo Año, nuevas esperanzas (a propósito de no escribir antes)


Nuevo año, nuevas expectativas. A pesar del alo de pesimismo que ha dejado el 2007 debido a la situación económica (alto costo de la vida, desempleo), social (aumento de la violencia, delincuencia, etc.) y política ( mayor polarización), y situaciones como las declaraciones de nuestra Ministra de Educación, Darlin Meza, quien dijo en un canal de televisión que si la ponían a escoger entre pagar impuestos a una alcaldía o invertir fondos en la educación de los jóvenes, no lo pensaba dos veces, prefería no pagar impuestos para “invertir en educación” (vaya extraño ejemplo de un funcionario público: No paguen impuestos y busquen excusas para justificarlo), entramos ya en este nuevo año con muchas vibras positivas.
Pienso que cada nuevo año es una oportunidad para iniciar cambios que no se lograron el anterior por diferentes razones. Nuestro país continúa sumido en una espiral de polarización, violencia y corrupción, pero este nuevo periodo puede ser el nacimiento de una nueva esperanza (y no me refiero a slogan políticos de campaña), de un nuevo tiempo y espacio para hacer las cosas y retomar cualquier proyecto o intención que dejamos a un lado, y renovar esfuerzo para completarlo.
Aun me llena de molestia y resentimiento notas como la de José Gómez, persona no vidente que fue demandado por su asaltante "por lesiones graves", ya que trató de defenderse con su machete cuando se sintió agredido; pero quiero pensar que ese tipo de absurdos no serán repetidos en estos nuevos tiempos, aunque la actitud de nuestros diputados (vaya castigo para nosotros), de recetarse sendos aumentos de sueldo me dejan cierta duda.
Es cierto que la polarización ha invadido como un cáncer nuestro país, pero de igual manera hay que reconocer que aún existen muchas personas que abogan por un trabajo a favor de la disminución de dicho fenómeno político. Al menos hay esperanzas mientras existan salvadoreños que antepongan sus valores e ideales de paz en esta golpeada nación.
Un nuevo año, una nueva esperanza y mayores ganas de continuar buscando lo justo, ético y correcto en una sociedad que tal vez aún no esta tan perdida.
Feliz año 2008 (mejor tarde que nunca).