jueves, 10 de julio de 2008

Un escrito pequeño para una mañana tranquila

Pues cuento que esta mañana (09 de julio) en el programa de Pencho tuvieron como invitado al Sr Roberto Rubio, a quien como para no perder la costumbre jeje, Pencho informo debidamente que Rodolfo "Parker no firmo (nuestra) campaña No pinta, no pega".
Sin embargo, mientras Pencho decía eso, yo pasaba casualmente bajo el paso a desnivel que se encuentra entre Las Cascadas y Multiplaza, y ¿qué creen? las columnas base de dicha estructura a desnivel ESTAN PINTADAS TOTALMENTE con propaganda de ARENA, por cierto si no lo he mencionado, los invitados al programa que pertenecen a ese partido ya firmaron la campaña de Pencho por lo que podría decirse que dicha institución política ya firmo la No pinta, no pega.
Hago de nuevo mención de que la idea de una campaña con el fin de solicitar la no utilización de métodos de pinta y pega en campañas políticas no es mala idea, es un fin defendible, necesario y entendible.
Lo malo es que se vuelva sólo una excusa para hablar mal de quienes acepten ser consecuentes con sus acciones y deciden aceptar cuando no van a cumplir un compromiso, mientras se ensalsa a quienes sí lo acepten pero sólo de la boca para afuera, sin la más mínima seriedad.
¿Qué prefiero: políticos que sean claros y honestos aunque no nos gusten sus desiciones o posiciones; o políticos que se burlen de nosotros aceptando compromisos huecos sólo para endulzarnos los oidos?
Asi que los postes camino a Comalapa están pintados con los colores de ARENA, pero ya firmaron la camapaña "No pinta, no pega".
La calle al mirador tiene postes pintados con los colores de ARENA, pero ya firmaron la campaña "No pinta, no pega".
La calle La Mascota tiene todos los postes pintados conlos colores de ARENA, pero ya firmaron la campaña "No pinta, no pega".
La calle Maquilishuat, también tiene todos los postes pintados conlos colores de ARENA, pero ya firmaron la campaña "No pinta, no pega".
La calle popularmente conocida como "la de Antel Roma", tiene todos los postes pintados con los colores de ARENA, pero ya firmaron la campaña "No pinta, no pega".
Los postes del boulevar Constitución, a la altura de la calle Motocros hacia la Gloria, estan todos pintados conlos colores de ARENA, pero ya firmaron la campaña "No pinta, no pega".
En fín, repito, parece ser que lo importante no es si cumplen o no, lo "verdaderamente" importante es que le digan a los escuchas que ellos ya firmaron, aunque sólo sea por imagen y sin intención de cumplir compromiso.
Por cierto, ¿les conte que ARENA ya firmo la campaña de Pencho sobre No pinta, no pega?, quizás lo olvide jejeje.

martes, 8 de julio de 2008

La no pinta y pega y la falta de fe en el sistema político salvadoreño


La novela sobre la bandera en el redondel Masferrer parece al fin haber terminado, con comunicado en medios escritos y todo. Espero que ahora la clase política nacional se preocupe por VERDADEROS problemas y deje de perder tiempo en cuestiones triviales.
Quizás porque estamos tan acostumbrados como sociedad, a shows vacíos por parte de nuestros políticos, que lejos de buscar soluciones verdaderas a problemas concretos, sólo buscan crear escenarios falsos para diluir atenciones de la opinión pública a verdaderos problemas, o captar votos para sus respectivas campañas e intenciones coyunturales, es que la sociedad salvadoreña cada vez más esta perdiendo la fe en el sistema político nacional, cuya credibilidad se debate entre la vida y la muerte.
Prueba de esto es el poco interés que se despierta en los jóvenes cuando se trata de que hagan valer su derecho y deber de solicitar su Documento Único de Identidad (DUI) y ¿quién los puede culpar?.
El Magistrado Presidente del Tribunal Supremo Electoral, Walter Araujo, reconoció que apenas un 4.6% de los jóvenes con oportunidad de retirar su DUI, han ejercido tal acción. Acaso el hecho de que de 110 mil jóvenes salvadoreños, apenas unos 5 mil habían solicitado su DUI hasta el pasado 19 de junio ¿no es señal para preocuparse?.
Pero que otra reacción podemos esperar de nuestra juventud cuando escuchamos a los propios altos funcionarios escudar y apoyar las campañas adelantadas e ilegales según las leyes, de “nuestros candidatos”, en lugar de sancionarlas; todo bajo la excusa desmoralizante para el pueblo de que “no son campañas porque no llaman al voto”.
Hace unas semanas escuché en una radio una nueva campaña de firmas por la “No pinta, no pega” en las calles salvadoreñas. Desde entonces, muchos actores políticos de nuestro sistema nacional han desfilado por dicha estación y firmado a favor de la mencionada campaña.
Esto no es malo, de hecho, el país necesita entrar en un cambio cultural que permita a largo plazo el erradicar dicha práctica de propaganda, pero esto debe hacerse tomando en cuenta las posibilidades reales de todos los partidos políticos ya que no todos tienen las mismas posibilidades de capital económico para invertir en anuncios de televisión, sobre todo como los dos grandes de siempre que ya tienen propaganda en todos los medios; y además, ajustar de manera organizada y bajo un proceso de etapas dicho cambio es decir, hacerlo a largo plazo para garantizar su real impacto y acatamiento, y no hacerlo sólo por causar revuelo en busca de más leña para el fuego de las campañas políticas adelantadas que tenemos que soportar desde hace unos meses, ante la mirada sumisa del TSE.
Digo esto porque cuando se realiza una campaña de este tipo, se espera que las causas sean legítimas, apegadas a un verdadero deseo de mejorar nuestra sociedad y no simplemente por querer dejar a otros mal parados.
Para el caso, el conductor, Pencho Duque hace hincapié cada vez que puede, de que Rodolfo Parker no firmo su campaña de “No pinta, no pega”, lo que pareciera bueno ante la presión para que los políticos se comprometan de verdad.
Lo malo es que no dice nada cuando se trata de reconocer que otros actores como Suvillaga, de ARENA, con bombos y platillos firmo durante su participación en la radio y hablo las mil maravillas, pero al día siguiente, los postes pintados en diversas calles de San Salvador, continuaban apareciendo con los colores del partido de derecha.
No soy seguidor ni del FMLN ni de ARENA, pero al Cesar lo que es del Cesar; en la extraña lógica de Pencho, parece ser que no importa si los firmantes políticos cumplen realmente el compromiso del “acuerdo de no pinta, no pega”, sino mas bien, lo importante es solamente que firmen. Esto explicaría porque hace de menos la explicación de Parker, de no firmar por no comprometerse con algo que sabe que no cumplirá.
A mi parecer, respeto más a un político que caiga mal pero que sea honesto con sus ideas e intenciones, que a uno que me quiera ver la cara de… apegándose en publico a firmas e ideas que sabe NO RESPETARA ni el ni su partido.
Como muestra, esta mañana Pencho le hizo de nuevo el comentario a su invitado del día, el procurador para la Defensa de los Derechos Humanos, Oscar Luna, de que “El dr. Parker no quiso firmar”, lo que inmediatamente secundó la compañera de Duque, Aida Farrar.
Sin embargo, lo que ambos quizás no esperaban es que precisamente varios oyentes de la radio se comunicaran para denunciar en ese momento que en varios lugares de San Salvador, están pintando los postes con los colores de adivinen qué partido firmante: ARENA.
No tengo nada en contra de estos locutores, de hecho, me gusta su programa pero me llamo la atención el hecho de que un político (el cual tampoco es santo de mi devoción) por una vez procurara ser honesto al no aceptar un compromiso que sabe no cumplirá, a pesar de la presión porque firmara y pasara a ser blanco de reproches por esto, en lugar de poner atención en los otros que si firmaron pero convirtieron el compromiso en una burla.
Los oyentes denunciaron la pinta en postes de “la calle de San Salvador hacia Comalapa” y también de “la calle al mirador”.
Yo por mi parte, conducía en ese momento sobre la calle del antiguo Antel Roma, sólo para darme cuenta una vez más, que todos los postes de dicha zona están pintados con los colores del partido firmante tricolor.
Si no existe un real compromiso de los entes políticos, ¿para qué firmar?. Esa misma falta de voluntad, interés y real compromiso es el que aflora en los dos partidos mayoritarios cuando se trata de resolver los problemas nacionales, mientras no vean una ganancia política para sí mismos, no aportan nada ni colaboran en nada. Al contrario, sólo se preocupan por tirarse acusaciones uno al otro y causar más polarización a una sociedad que lo menos que necesita es violencia y siembra de odios.

"Circopolíticodegradante" para el pueblo, nuevo capítulo


Una nueva semana durante la cual caí en una crisis de salud acaba de terminar. Muchas cosas me sorprendieron durante estos 5 días aunque quizá lo más positivo fue la liberación de Ingrid Betancourt, secuestrada por las FARC durante 6 años y quien gracias a un movimiento del ejercito colombiano, fue rescatada sólo para darnos a todos una muestra de su carácter férreo y sus grandes ganas de vivir, ya que apenas un día después de su rescate, ya estaba frente a los medios de comunicación del mundo, enviando mensajes de esperanza y de su fe en su natal Colombia.
Del lado gris tengo que mencionar que una vez más, los salvadoreños que no profesamos bandera de ARENA ni del Frente, nos vimos envueltos en un show “circopolíticodegradante”, que esta vez incluyo los símbolos patrios y todo. A nueva cuenta, el candidato presidencial por ARENA decidió que el colocar una bandera nacional sería buen punto para su campaña, pero el problema no fue eso, sino que por un lado, debido a la actitud de algunas personas que mostrando alto grado de intolerancia y de capricho, decidieron bajar la bandera sin entender que no era un símbolo partidario, sino nacional, dieron la excusa perfecta para que la derecha se volcara en un circo mediático donde a todo el mundo se le “olvidó” que durante esta semana el valor del combustible se incremento en un 35%, llegando a los $5 o más tanto en gasolinas como diesel; o que las estadísticas demuestran un alza en los asesinatos durante lo que va del año; o que el número de deportados por delitos de EUA a El Salvador, ha aumentado un 50% desde 2007, lo que trae claras consecuencias a nuestra sociedad; o que en tres municipios de San Salvador fueron encontrados los cadáveres de 3 hombres jóvenes, atados de pies y manos, características que podrían ser señal de un posible regreso de tácticas usadas por viejos grupos de exterminio.
Pero a todo esto, nuestros medios nos inundaron con la “importante” nota sobre la refriega de la bandera, que se extendió mucho más cuando en un segundo capitulo de esta novela, aparecía el candidato a alcalde de San Salvador, Norman Quijano, colocando una nueva bandera y días después protagonizando una rabieta contra un trabajador de la alcaldía capitalina, que contrario a lo que pensaba el diputado, trataba de bajar la bandera del frente que habían colocado en lugar de la nacional.

El problema no fue realmente el colocar o no la bandera nacional, que precisamente POR NO ser símbolo de ningún partido en especial, sí representa a TODOS los salvadoreños dentro y fuera de nuestra patria; sino, la actitud cirquera con que nuestros políticos actúan siempre que creen haber encontrado el tema perfecto para “dar un buen golpe al otro bando” y que esta vez lastimosamente incluyo un símbolo patrio.
La única vez que he visto a un miembro del frente dando declaraciones que rompen con la coyuntura cirquera del día, fue cuando Salvador Sanchez Cerén, ante la pregunta sobre la actitud del candidato Quijano de colocar por segunda vez una bandera en el redondel Masferrer, en lugar de iniciar otro capitulo novelesco, se limitó a decir que la bandera nacional es de todos y que el podía colocarla si así lo deseaba.
Felicito esta posición porque como dije anteriormente, no se trato de una bandera de ARENA ni de otro partido en cuyo caso si era necesario que se quitara del lugar, sino de la bandera de El Salvador, la cual nos debe identificar como salvadoreños en cualquier lugar, dejando a un lado el nacionalismo cirquero.
Al final, la semana terminó como todas las demás, con risas y llantos sobre el asunto, que no tenía verdadera importancia ya que existen problemas mucho MÁS IMPORTANTES en nuestra patria que el colocar o no una bandera en una plaza.
Sin embargo, lamento que estos hechos se den porque quitan energía a la población y lo único que logran al final, es aumentar la ya de por si gran intolerancia y polarización que hay en nuestro país.
A la vez me alegra que con estos episodios salgan a flote reacciones como la de Eduardo Barrientos, quien en un ataque de descontrol típico arremetió contra la bandera del frente llamándola “trapo sucio, franela para lavar carros”. Me alegra porque queda al descubierto la buena desición que tomaron los altos mandos del partido de derecha al no dejar a este señor como candidato presidencia, ya que dio muestras de su total intolerancia.
Reitero que no me inclino por ninguno de los dos mayores partidos políticos del país, pero me llamo la atención la total perdida de respeto de este señor que, olvidando que aunque a él no le guste esa bandera, la misma es un símbolo que representa a muchos salvadoreños que murieron persiguiendo un ideal. En este caso, es como las religiones, cada quien tiene derecho a tomar para si la que mejor le parezca según sus valores y convicciones, pero NADIE tiene el derecho de insultar a otros sólo porque escogieron una diferente a la propia.
Quizás en medio de todo esto, es que podamos encontrar las razones de porqué los jóvenes salvadoreños han perdido casi totalmente la fe en nuestro sistema político partidario, motivo por el que la mayoría ha optado por no retirar el DUI como señal o advertencia de que no están interesados en votar por los mismos actores políticos de siempre, esos que nos tienen ya tan acostumbrados a capítulos tan desconcertantes como el relatado sobre la bandera.
No se puede pedir paz y hablar de futuro, sino se piensa de corazón en la reconciliación y en la búsqueda o construcción de una sociedad que tolere y acepte las diferencias de toda índole entre quienes la conforman y esto se aplica tanto para quienes portan banderas y cachuchas de color rojo, como para quienes las portan de color azul blanca y roja. TODOS debemos mostrar una verdadera intención de superar nuestras diferencias y dejar de una vez por todas, los llamados a la violencia e intolerancia, porque vengan del lado que vengan CAUSAN EL MISMO DAÑO a nuestro país.
Por cierto y como simple curiosidad ¿alguien ha notado que la mentada bandera que bajaron del redondel Masferrer, es diferente a la que se supone puede ser utilizada en sitios públicos? (ver nota de EDH con foto), es decir, lleva una franja blanca con el escudo nacional en lugar de la leyenda "Dios, Unión y Libertad", ¿que raro no?. Si alguien sabe el porqué o algo sobre eso, que nos explique por favor.